BIO


Adolfo J. Alcocer:  Guitarrista y compositor principal del   grupo Electric Riders(1999-2010)

Texto de Antonio Ramírez - (Mentes de Acido blogspot)

  

Electric Riders  pertenecen   a esa generación de grupos espa- ñoles que protagonizó el renacer de la psicodelia al acabar la década de los 90 (antes hubo un breve “conato” con grupos como Blue Bus, Soul Bisontes, Kozmic Muffin, etc.)  y junto a otros  como Mermaid, Fuzz Machine, Viaje a 800 o Fooz abrieron el ca- mino para muchas  de las bandas que han ido surgiendo después.  Aun así el  rock psicodélico ha sido  un género poco fértil en España en comparación con otros géneros musicales y aun dentro  de esa escasez pocos grupos se han atrevido a pisar el terreno por el que ha ido evolucionando el  sonido de los Electric Ri- ders con esa mezcla de  psicodelia  luminosa  y melódica here- dera de la Costa Oeste americana en los 60  y un hard rock muy 
de los 70.  Ellos  con  4 discos editados son ya una auténtica banda de culto para muchos de los amantes del rock psicodélico, 
y poco a poco  se han ido haciendo un  hueco a un nivel inter- nacional hasta el punto de atraer la atención del sello alemán Nasoni Records.
 
   La banda se formó en Pamplona a finales del verano de 1999 y la integraban Iñaki Anoz al bajo,Angel Aietxu a la batería y el que ha sido la columna vertebral de Electric Riders durante todo este tiempo: Adolfo Alcocer a la guitarra/voz. Durante esta pri mera etapa se denominarían como Ghostriders,aunque se cambiaron pronto a Electric Riders cuando supieron que había un grupo que se llamaba de la misma manera.  En cuestión de gustos musicales había bastante unanimidad en la linea a seguir,  pues todos sus integrantes se interesaban  desde un primer momento por sonidos más o menos similares: psicodelia, progresivo, hard rock de los 70.  Aprovechando los ensayos (en los que al parecer se fumaban cantidades industriales de porros)  se hacen unas primeras gra- baciones, pero no será hasta febrero y marzo del 2000 cuando se graba una primera maqueta con 6 temas y les ayudará a encontrar sus primeros bolos. Estos primeros conciertos,todos por Navarra son definidos por el uso de mucha distorsión en temas muy largos que no se sabían muy bien cuando iban a acabar. También echaban mano de parafernalia psicodélica, como los juegos de luces y e-  fectos con sonidos  pregrabados,  con un resultado que el mismo Adolfo definiría después como “curioso y desastroso a la vez”.

  Después de un año Iñaki deja la banda y entra Javier Sarrias, un colega suyo proveniente de otro grupo que se había separado, para ocupar su puesto al bajo. Este cambio renueva las energías del grupo y  rápidamente preparan nuevos temas,  esta vez mucho  mas consistentes que los del comienzo. Así,con muy pocos medios materiales(dinero), pero con la ilusión de tener entre manos lo que consideraban un buen material, se meten en junio de 2001 en un estudio de Pamplona y graban lo que sería su primer disco. 1 fin de semana para registrar  todos los temas y poco más de una jornada para mezclarlos.

 El trío cuenta para la grabación con algunas colaboraciones en varios de los temas.  Terminado el verano editan en CD el disco  titulado  “Get Your Experience” a través de un sello creado por ellos mismos: El Nagual (término extraído de “Las enseñanzas de Don Juan” de Carlos Castaneda). Get Your Experience es un disco grabado con poco medios, lo que se nota en cierta crudeza en su sonido que tiene mucho  que ver con las prisas  y la inevitable falta de detalle en este tipo de grabaciones a contra-reloj.  Pese a eso cuenta con una magia innegable,  muy eléctrico y más progresivo que psicodélico es un disco bastante oscuro y de at- mósferas muy inquietantes.  Adolfo no tiene una gran voz, es e- vidente al escuchar este disco, pero la austeridad de sus melo- días  vocales hace un  interesante contrapunto  con el resto de  instrumentos y el resultado es un rock que igual tiene los pies en el suelo que de pronto puede dispararse hacia el espacio,  y así ocurre con muchos de los temas. 


  Respecto a la música (que al final es lo que más importa), se abre Get Your Experience  con el estupendo “Graceland”, un tema con un marcado juego de bajo/batería y una guitarra muy sucia de fondo.En su centro hay una repentina entrada de un sintetizador de un sonido muy radiactivo. En el segundo corte,“All Dead”, la guitarra  tiene mucha más importancia ,  con varios espléndidos solos repartidos a lo largo de todos su minutos.También me gus- gustaría destacar la linea de bajo. Es un tema muy bueno,  para  mi gusto uno de los mejores del disco. “Olimpos Temple”, es una composición a medio tiempo donde  la guitarra suena muy distor- sionada y diría que  efervescente, con muy buenos detalles como  un solo de bajo en su centro y un  breve final con sitar y per- cusiones orientales.“El Nagual” es un impresionate instrumental con muchos  cambios de  ritmo (gran trabajo del batería)  y una cruda guitarra que me recuerda  al Neil Young más ácido y agre- sivo.A continuación “Ocean Velvet”, otro corte instrumental que suena algo más  contemporáneo  (pienso en Screaming Trees o los primeros discos de QOTSA por ejemplo) donde Adolfo da una mues- tra de todos  los diferentes sonidos que pueden  sacarse de una guitarra.  El resultado es un corte muy evocador  que transmite muchas sensaciones diferentes.  “L.S.D.”  es nuevamente un tema instrumental,  pero esta vez mucho más duro y agresivo  que los anteriores,con una batería muy contundente y un fabuloso riff de guitarra, también una linea de bajo bien trabajada sobre la que un órgano empieza a crear figuras.Es otro de los platos fuertes del disco. “Stone Wall” es también bastante contundente, con un base rítmica muy machacona. Al final suena nuevamente un sinte- tizador creando interesantes atmósferas.“Last Afternoon”es algo más melódica,contando con coros, entradas de flauta, sonidos al revés y una suave y espléndida guitarra wah-wah. El final es a- cústico y enlaza con “Andromeda” un breve instrumental  también acústico y un  toque de teclado  en plan cacofónico. “Stainless Dream” es el corte que cierra el CD  y el más largo, es casi en  su totalidad un instrumental  con aires de raga india y  que va desarrollándose  poco a poco, subiendo de intensidad  eléctrica hasta que al final entra la voz de Adolfo con una muy aceptable melodía vocal. En suma,es un disco francamente bueno pese a sus carencias en cuanto a producción, lógicas por la escasez de me- dios.Por lo demás no es un disco nada comercial, con muchos ins trumentales,no hay melodías pegadizas aunque si muy efectivas y su fuerte es la explotación de un sonido muy eléctrico y prima-
rio en combinación con cierta experimentación en los ritmos. Adolfo es un guitarra muy original y  su sonido no es el típico que se podría esperar dentro del estilo, de hecho está muy ale- jado de los riffs  pastosos típicos del stoner y su guitarra es mucho más abierta y dinámica. Por lo tanto este disco no los co loca directamente en la emergente escena stoner, sino que marca el inicio de una trayectoria  en constante evolución dentro del rock psicodélico y progresivo como referencias permanentes, tal  y como demuestran sus posteriores discos.
     A partir de octubre de 2001 inician una gira (contando con la  colaboración de un teclista, Felix)  para ir presentando el disco y así venderlo como podían,sobretodo en los conciertos que dieron con grupos como Sex Museum(Fernando Pardo los citaría en entrevistas  de aquella época como uno de sus grupos  españoles favoritos), Mermaid, Fooz, Blackberry Clouds, etc. además   con una distribuidora de Bilbao (sobretodo especializada  en grupos punk) para mover un poco el disco. En todo caso la difusión fue bastante precaria y sobretodo lenta,con lo que pocos medios, ni siquiera los locales, se harán eco de este primer disco de Elec tric Riders (que ahora ya es difícil de encontrar, por cierto). Pese a ello la banda no para de ofrecer conciertos durante 1 año y medio, ganándose poco a poco el respeto en los ambientes underground, especialmente del norte de España.
    En septiembre de 2002 participan en el 5º Magic Festival de Torredembarra (Tarragona)junto a otras 20 formaciones, como por ejemplo los madrileños Fuzz Machine.Tras esta gira Adolfo decide que su voz no es la más apta para el grupo y se buscan un voca- lista para el poder limitarse a tocar su guitarra(y haciendo de ocasional voz de apoyo).Para ello piden a David “Dowie” Goñi,al que conocían  por su  participación  en otras formaciones de la zona, que se integre en la banda, el cual acepta. También entra una nueva teclista, Bea Hurtado,  que empezará a tocar de forma fija en los conciertos de esta etapa.  Con esta nueva formación siguen tocando mientras van preparando nuevos temas pero no será hasta 2003 que entren a registrarlos, para ello se van a un es- tudio de Galicia.Allí tienen algunos problemas,pero pese a ello ellos están muy contentos  con los temas y  graban al margen de cualquier tipo de contratiempo.
 La entrada de los nuevos miembros hace que el sonido del grupo  evolucione hacia una dirección  más melódica y matizada.  David aporta un cierto sentimiento pop a las melodías vocales, quizás por eso el nuevo material tiende más hacia la psicodelia de los  60's,especialmente la que se hizo en la  costa-oeste de Estados Unidos, con ritmos fuertes y muy eléctricos,pero con un cuidado especial en las melodías y las voces.  También el órgano da una dimensión  mucho más  profunda a la música del grupo.  Por todo  ello el sonido  se vuelve mucho  más preciosista  y sembrado de  unos detalles que  merecen muchas  escuchas para ser apreciados  del todo. Así pues,la banda edita su segundo disco,que se llama Messengers, a través de su propio sello El Nagual.
 
 

     Este disco tiene bastante más incidencia que el anterior y obtiene excelentes críticas en aquellos medios que se  toman la molestia de tomarlos en serio.  Por desgracia esto no significa gran cosa en realidad(por ejemplo para encontrar discográfica y un respeto  a un nivel  fuera del underground),  aunque para el grupo supone  mucho en cuanto a  darse ánimos para seguir en la brecha.
 Messenger se abre con “Two pieces broken mirror”, buen ejemplo de por donde  ha ido los tiros  para  la banda, con  una fuerte presencia de órgano, un juego bajo/batería mucho menos rudo que antes y la  guitarra de  Adolfo cediendo a la voz  parte  de su protagonismo. Sigue con “Nevolution” un tema casi  instrumental con una interesante combinación de órgano y guitarra. “Bad your Body” se inicia con una  atmósfera  muy a lo Pink Floyd, con un órgano muy atmósferico y unos sutiles punteos de guitarra.David demuestra que es un cantante seguro y con muchas posibilidades, en este es caso es apoyado por unos coros.“Fall in the fall” es un tema con un estupendo trabajo de David en las melodías voca- les. También el batería  hace una buena  exhibición y Adolfo de marca un gran solo. Muy en esa linea es el siguente corte: “The Great Bonfire”.
  “Sign on the roof” es un corte mucho más acústico y en cierta manera me recuerdan esos temas tan melancólicos de los primeros Smashing Pumpkins,  con una guitarra eléctrica muy sutil y evo- cadora.“Metamorphosis”es un gran corte con aires de rock sureño que se inicia con un excelente  juego bajo/batería,  pero donde pronto entra la guitarra de Adolfo para darnos un buen recital. El órgano y la voz  se combinan a la perfección con las figuras que él va  creando. “Song for a Awakening” es mucho más sixtie, por momentos me recuerda nuevamente  Pink Floyd y otros a cosas como Spirit.
En “Stolen Beauty” el órgano tiene otra vez mucho protagonismo, especialmente en la breve jam que suena al final del tema,donde también hay que destacar el buen  trabajo del batería.  Tras un breve intervalo silencioso de 20 segundos llega “Outburts!”  el único instrumental del disco,esta vez con aires muy a lo Doors. Cierra el disco con “S.F. Sorrow is Born”,  una estupenda e in- tensa versión  de un tema  de los Pretty Things, con un afilado  órgano como principal  protagonista y el  resto de la banda si- guiéndole muy de cerca. Es en suma, un buen disco, aunque mucho menos potente que el anterior pues la guitarra eléctrica inter- viene menos,  no hay solos demasiado largos  y la distorsión es mucho más suave,algo que se reafirma por una producción bastan- te más refinada y detallista , nada que ver  con la crudeza del primer disco.
  En mi opinión es un disco que hubiera agradecido algún exceso guitarrero aquí y allá,o algún tema largo donde los instrumentos se hubiera lucido más. Aun así como decimos,es un buen disco de rock psicodélico tirando a suave , de grandes melodías y atmós- feras muy sugerentes. Tras editar el disco  siguen tocando y en 2004 se presentan al certamen Villa de Bilbao donde quedan como finalistas, lo cual les  vale para  telonear a Arthur Lee en el mítico concierto que  ofreció en  Bergara el 24 de marzo de ese año, un hecho que marca uno de los momentos cumbre de  Electric Riders. Sin embargo hay deserciones y el grupo se queda sin ba- tería, teclados y bajo. Esto provoca un tiempo de paron forzoso hasta que entran Jaime Zuasti al bajo y Carlos Lanas a la bate- ría.
 Tras un cierto tiempo de incertidumbre comienzan a ofrecer con ciertos y entre otros eventos  participan en Sevilla en nuestro primer Festival  de Mentes de Ácido, celebrado  en diciembre de 2005  junto a otros  grupos  como Green  Manalishi  (donde está tocando actualmente Sarri), Zoom, Rip KC y Mater Dronic. En ese festival cosechan un gran éxito y sorprenden por su gran fuerza en el escenario.Es un hecho que la entrada de Jaime(que se suma al núcleo compositivo del grupo) y Carlos aporta aires nuevos a Electric Riders y como consecuencia se produce una tercera rege neración en el  estilo del  grupo. Las guitarras se endurecen y los ritmos se  aceleran de forma  sensible. Ahora la referencia más clara del grupo es el hard rock de los 60/70,  pero también el rock ácido más  guitarrero e incluso la movida grunge de los 90.
     Con este nuevo ímpetu van preparando nuevos temas mientras no dejan de tocar por toda la geografía del estado. Para grabar el disco  usan los servicios  de una casa  okupa en  Tolosa que dispone de un estudio, allí graban el disco  casi totalmente en directo, salvo algunas guitarras y las voces. Cuentan para ello con Karlos Osinaga (responsable de gran cantidad de grabaciones de grupos de la zona) y la  colaboración de Txiki ( teclista de  Soulbreaker Company,  Iñigo Cabezafuego  (Ex-Mermaid y ahora en Royal Canal) que también estuvo por allí haciendo de las suyas, J. C. Sisto(Mater Dronic) y la antigua teclista del grupo, Bea.

  Comienzan a mover el resultado de estas grabaciones entre va- rias discográficas  hasta que la alemana Nasoni Records (que ha editado a grupos como La Ira de Dios, Johnson Noise, Liquid Vi- sions, etc) se muestra interesada en  sacarles el disco en CD y una edición limitada en vinilo para coleccionistas. Esto supone por fin, dejar la auto-edición y  contar con el respaldo de una discográfica.Pero eso no significa en la práctica gran cosa, al menos en la cuestión de promoción y conciertos,  o al menos así ocurre con Nasoni,  bastante desentendida con esas labores para los grupos que edita.  No obstante es un hecho muy positivo ser editados por una discográfica tan referente para los amantes de la psicodelia y eso los coloca en el centro del punto de mira a un nivel internacional.
 


  El disco, que se llama “Music for a family gathering”, ofrece una estupenda combinación de hard rock y rock ácido, con un so- nido brillante,  con temas bien ejecutados y originales, y qui- siera destacar  el tono alegre que Electric Riders  han logrado dotar a su sonido, algo que es difícil de encontrar en estos mo mentos. El resultado es un disco que puede recordar a los Screa ming Trees  más caleidoscópicos,  los sesenteros Spirit o a los míticos Demian,grupo al que rinden varios homenajes en este dis co.
    Comienza con “Needles”, donde destaca rápidamente la voz de Dowie y un estupendo bajo que lleva todo el peso del tema.En el centro un solo de guitarra muy bueno que se combina con la siem pre excepcional línea de bajo y unos acertados toques de órgano del teclista de los Soulbreaker Company.Le sigue“Frank and Me”, un corte más rápido y  galopante, con acústica, gran trabajo de batería y una buena linea de voz (incluido coros). En el centro cambios de ritmo, toques de sintetizador y otra vez la gran gui tarra eléctrica  de Adolfo.  “Death of a Omega Man”, tema donde destacaría el bajo de Jaime,  como siempre fenomenal, que en el centro se luce en una sección muy trabajada (acompañado por una batería eficaz).Continuamos con “Skating over crystal dome”, te ma que empieza de forma muy similar a uno de los míticos Demian, por lo  demás es un  corte marchoso  aderezado con buenos coros, una parte central repleta de cambios de ritmo  (otra vez con un bajo muy bueno) y  toques de órgano.  Tiene un final guitarrero magistral.“13th Roses” es un corte más progresivo, de ritmo más lento y algo cercano al Jazz.También lento,aunque con una parte al final más intensa, el corte llamado “FAQ”, donde la guitarra se combina con el bajo a  la perfección.  “Scarecrow and Loaded Gun”  es uno de los  himnos del disco, muy rápido,  donde Dowie canta a las mil maravillas y donde todo el grupo se luce, espe- cialmente Adolfo con su guitarra. “Paper Spermatozoids” es otro corte con el espíritu de Demian, con un buen riff y una batería ejecutada diestramente, poco después  del centro encontramos un fenomenal solo de guitarra.  “Feeding a dog with an empty dish” es un corte con gran carga de  guitarra ácida donde Adolfo hace  un trabajo fenomenal, este es de los mejores.“The strange World of Wanda Potts”  es el tema más  experimental y  progresivo del disco, con cambios cortantes de ritmo y toques de vientos; des- pués se convierte en un tema suave para acabar como al comienzo. “Cellophane girl” es un tema que suena ultra-americano, como si viniera de las  praderas de Utah  o algo así.  Para terminar el  disco “Coming”,versión de un tema de Demian (grupo que fuera la segunda parte de los mágicos Bubble Puppy), tocada a la perfec- ción donde debemos destacar la impresionante combinación de las guitarras  de  Adolfo y JC Sisto  (Fuzz Machine, Mater Dronic),  toda una  orgía eléctrica.  Un cierre de disco que  resulta  un placer.Tras sacar el disco hacen una gira para presentarlo y su incidencia en los medios  es mayor y más positiva que con los 2 anteriores, contando incluso con un artículo en la revista Ruta 66.Un servidor pudo verles un par de conciertos en Algeciras en dos días consecutivos,  uno con sus temas y otro exclusivamente  versiones con temas de Monster Magnet o The Stooges por ejemplo. Fue algo fenomenal.  Todo parece ir como la seda,  pero  Carlos tiene que dejar el grupo. Esto es un nuevo varapalo y deben bus car un substituto adecuado, el cual será Ander Zabalza, batería en Royal Canal (grupo donde había entrado a colaborar Adolfo) y también en Galactus, banda paralela donde también participa Do- wie. Con esta formación tocan nuevamente  en el festival Mentes  de Ácido, concretamente  en la fiesta de  presentación de la 2ª edición. Ander apenas se sabía todavía los temas  (había tenido muy poco  tiempo para preparárselos),  pero aun así dan un con- ciertazo que nos deja con la boca abierta.  También tocan en el Grande Rock festival  junto a  otros grupos como  Viaje a 800 o  Rip KC.Tras esto intentaron tocar lo máximo posible y hacen una gira muy agotadora,incluyendo incluso algunas actuaciones en el extranjero. Esta gira es bastante accidentada y entre otros im- previstos  deben parar un  tiempo por una lesión del bajista en un brazo. Cuando se recupera vuelven  a la carga y entre  otros eventos participan en el Space Lopera Rock de Algeciras.

 Comienzan a idear un nuevo disco pero su gestación se prolongó más en el tiempo de lo que el grupo esperaba. A comienzos de su grabación, David,el que fuera vocalista de la banda desde 2003, abandona  la banda  provocando un largo paron y  dudas sobre la continuidad del proyecto. No obstante, el resto del grupo tiene grandes ilusiones y afortunadamente para sus fans decide seguir adelante, para ello reclaman la ayuda de Txus, cantante en ban- das de la vecina  Vitoria (ER son de Pamplona)  como Dixon II o Arenna, para que ponga voz a las canciones del grupo  y termina por integrarse como miembro para sus actuaciones.  Así pues, la grabación del disco se extendió desde junio de 2009 hasta enero de este 2010, se lo tomaron con bastante tranquilidad y es algo que se nota  totalmente  cuando se escucha el disco, en extremo cuidado.El registro del disco, llamado The Trial, tuvo lugar en el estudio Primera Base de Madrid, contando con el trabajo téc- nico de Jose Lopez,que también ha producido el disco junto a la banda. Como en otros discos en los que ha participado(Soulbrea- ker Company, Mystic Frequency Worm,etc), López ha conseguido un sonido impecable  para este nuevo  disco de los Riders, con una textura más limpia y refinada que en trabajos anteriores de los ER. 

Respecto a este refinamiento del sonido opino que vino muy bien al cambio de estilo de la  banda.  Porque la entrada de Txus ha supuesto un cierto viraje musical, y es algo muy lógico dada la importancia de un vocalista a la hora de definir el sonido glo- bal de una grabación. Aunque sin abandonar las bases de un rock con tendencias psicodélicas o progresivas,  Electric Riders han variado algo sus  referencias y sobretodo su  actitud musical y  ha salido un disco que yo definiría como crepuscular,pues desde el rock bastante alegre e incluso en ocasiones festivo de sus 2 anteriores discos han regresado ahora al espíritu de los comien zos del grupo, a aquel Get Your Experience del 2001, con un es- tilo bastante  más oscuro  y enrevesado, más imprevisible y que exige del oyente mucha más atención. Es, desde luego,  un disco muy eléctrico y  guitarrero, pero ya no se basa tanto en los te mas repletos de  melodías pegadizas y directas, aquí nos encon- tramos con un desarrollo de los temas mucho más dramático (y yo diría que incluso teatral),los temas se entrelazan los unos con los otros formando  un conjunto,  algo que no es casual pues se trata de un disco conceptual en lo temático: la triste historia de John Merrick, el llamado Hombre Elefante que hiciera célebre David Lynch con su excelente película. Algunos de los temas son prácticamente instrumentales,  con largas secciones eléctricas, breves interludios acústicos y finalmente la voz de Txus, ejem-
plo de  ello es  “Cut this crap with your knive”,  un auténtico temazo. Txus, hasta el momento, había participado en bandas re- lacionadas con el sonido stoner, su estilo en otras grabaciones era l´ógicamente en esa onda tan  concreta, pero para este disco  ha roto con esa linea y ha aportado un registro diferente, pien so que mucho más interesante  y rico, quizás debido a que Elec- tric Riders no es un grupo fácilmente catalogable  y trasciende etiquetas, por tanto ofrece a sus miembros más libertad a la ho ra de explorar sus posibilidades o sus ideas.

Respecto al resto de la banda, se presenta a un nivel excelente. Evidentemente su guitarra destaca por un trabajo impresionante a lo largo de todo el disco.Adolfo es un consumado músico que poco a poco ha modelado su estilo y sabe dosificar y mantener un equi librio entre la sutileza o los desparrames de pura electricidad. Pero la base rítmica,  en un constante mano a mano entre Jaime a las cuatro cuerdas y Ander en la batería, es algo fenomenal,cru- cial  para haber  conseguido  la alta calidad del disco. También destacar el uso de los coros de Jaime y Adolfo en contrapunto de la voz de Txus, algo que puede ser anecdótico para otro grupo en ER se ha convertido en una constante,muchos de sus temas cuentan con un trasfondo coral  que queda muy bien, como en “Foreword to abyss”, el corte que abre el CD, aunque ocurre en casi todos los temas. Igualmente hay que recordar que han habido varias colabo- ciones de músicos con instrumentos de vientos  u otros. En suma, The Trial es un disco altamente recomendable,con temas que en mi opinión quedan registrados en la mente  para siempre como la muy acústica  “Gallows pole” o la  impresionante  “Don't lie  to the reaper”, con unos riffs de antología  y un diálogo de guitarra y armónica  (grabada por Roberto L´ópez)  que corta la respiración. En fin,  el nivel global de los temas es excelente.  Una vez más Electric Riders se salen por la  tangente y continúan por un ca- mino  absolutamente  personal y escasamente  transitado  en este  país, con un pie en el hard rock y otro en lo progresivo, logran do una mezcla perfecta y equilibrada. Sus tres anteriores discos son muy buenos, llevamos mucho tiempo diciéndolo,  pero creo que este último es de más alcance, es una obra más arriesgada y exi- gente para con el oyente, quizás porque es un disco que debe juz garse en todo su conjunto, si el oyente conecta con su propuesta obtendrá una muy grata recompensa de un disco repleto de matices y recovecos esperando ser descubiertos.
Tras editar este disco  la banda no logra cuajar con esta forma- ción y en estos momentos el grupo ya no está en activo, sus com- ponentes andan en diferentes proyectos más  o menos estables. No obstante, los discos de Electric Riders quedan ahí para ser des- cubiertos y  disfrutados  por todo  aquel interesado en la buena psicodelia y el rock en general. 


  • Guitarrista y Compositor en Royal Canal- Soldados (2008) LP
  • Bajista, Guitarrista y Compositor en  Bizardunak -  Ur Ederra 

   Kiratz Infinituan (2012) CD BAGA BIGA

  • Guitarrista y Compositor en Pow Pow Pows - Animales Fantásti-

   cos (2014) CD ;  2 Singles  (2015 Y 2016)  TRACTOR RYHTHYM Y 
   BICKERTON RECORDS 

  • Colaboraciones  como guitarrista de  directo: The Soulbreaker 

   Company, Green Manalishi, etc.

  • Varias colaboraciones como guitarra de estudio con diferentes

   grupos y solistas.

PRESS KIT

CLICA EN EL BOTÓN PARA DESCARGAR EL PRESS KIT!!!!